En este post nos adentramos en el mundo del mapping asuntos públicos. Como ya explicamos, Asuntos Públicos es el concepto que describe las relaciones ordenadas y conscientes que tiene una organización con todo el entramado de personas, entidades, grupos, funcionarios, clientes, comunidades locales, grupos empresariales, políticos, asociaciones, etc. que son relevantes para ella a la hora de mejorar o mantener su imagen o para defender sus intereses legítimos.

También recordará que a todo ese conjunto de sujetos se le llama en la profesión “stakeholders”, que es eso y no una forma de preparar los filetes. ¡No se vaya a equivocar!Pues bien, estos stakeholders son muy importantes en Asuntos Públicos porque es con ellos con los que las organizaciones deben establecer las relaciones que les permitirán dar a conocer sus puntos de vista, aportando información y presentando argumentos.

De hecho, la identificación de los stakeholders relevantes es una de las tareas que más tiempo conlleva en el día a día de los profesionales de Asuntos Públicos. El mapa general de relaciones es muy amplio, por lo que se hace imprescindible seleccionar con cuidado, revisar datos y datos, buscar aquí y allá, en definitiva, afinar la puntería, para que nuestros esfuerzos (siempre limitados) se centren en los stakeholders que sean esenciales para el objetivo en el que estemos trabajando. A este trabajo de selección y priorización se le llama mapeo de actoresmapping de stakeholders.Identificación de stakeholders

Los stakeholders que seleccionemos para el Mapping Asuntos Públicos tienen que ser actores que puedan tener un papel clave respecto a los intereses de la empresa, organización o para la iniciativa en la que estemos trabajando. Para conseguirlo la selección se realiza siguiendo los siguientes criterios:

  • Que trabajen o estén implicados en áreas de trabajo relacionadas con el objetivo que estemos persiguiendo. (competencia)
  • Que desempeñen un papel relevante dentro de sus organizaciones (potestad).
  • Que estén o pudieran estar abiertos a los intereses de nuestra empresa (receptividad).
  • Que sus opiniones tengan peso en su entorno (autoridad).

Estudio de actores

Una vez que ya hemos identificado a las personas que entendemos que componen el mapa de actores relevantes, realizaremos un estudio exhaustivo para recopilar información pública sobre ellas (su perfil profesional, estudios, aficiones, relaciones, posicionamientos previos, etc.). Con todos esos datos crearemos una ficha por cada actor que junto con las demás formará nuestro Mapping de Stakeholders, la herramienta básica de trabajo de un profesional de Asuntos Públicos. Está de más decir que ese Mapping estará siempre en constante revisión y actualización.

Consejos Finales

  • Invierte tiempo en la fase de selección.
  • En un Mapping, como en tantas otras facetas, menos es más.
  • Pregúntate: si solo tuvieses una oportunidad ¿a quién te dirigirías?
  • Antes de desarrollar las fichas personales espera a tener el mapa general completado.
  • Si dudas con alguien, seguramente no será relevante.
  • Nunca pierdas de vista el objetivo que persigues.