El próximo 26 de septiembre, se cumple el 61 aniversario de un debate político que cambió las reglas del juego, Kennedy contra Nixon. Todo un clásico, que los amantes del marketing político hemos analizado en algún que otro momento porque no sólo fue el primero en la historia que fue transmitido por televisión, sino que además marcó un antes y un después en la comunicación política.

Queremos detenernos un momento en el día de hoy, a refrescar un acontecimiento que hizo historia, que marcó tendencia y arrancó nuevas formas y modelos de comunicar en política.

La importancia de la imagen en la comunicación política: Diferencias en el debate entre Kennedy y Nixon

Kennedy se mostró ante las cámaras con una apariencia de serenidad y calma, mientras que Nixon se apreció en cámara más sudoroso e intranquilo. De hecho, el candidato republicano se había sometido a una operación de rodilla y tenía fiebre. Esto explica su estado y lo poco que sonrió durante el encuentro. En la actualidad, sabemos que fue un factor clave.

Lo más llamativo es que, los oyentes de radio, dieron como vencedor a Nixon ante su discurso sosegado y su experiencia. Recordemos que Nixon era vicepresidente de Estados Unidos de la mano de Eisenhower, mientras que Kennedy era senador demócrata. 

La imagen de Kennedy a través de la cadena CBS fue fundamental para su posterior victoria en las elecciones. A diferencia de Nixon, el demócrata apareció ante las cámaras de televisión bronceado y sonriente. A nivel audiovisual, resultó más cercano para los espectadores y eso sumó en votos.

En el marketing político actual no hay duda de que la imagen es clave en la percepción que los votantes tienen de los candidatos. De hecho, es uno de los pilares para conquistar la mente y el corazón del elector. Sin embargo, en aquel momento, en esos primeros años de la televisión, Richard Nixon, nunca imaginó que la pésima imagen que dio durante el debate que sostuvo ante las cámaras con el joven candidato John F. Kennedy le iba a costar la Presidencia de los Estados Unidos.

Ahora, 61 años después, la comunicación política sigue bebiendo del primer debate televisivo y de las enseñanzas que dejó: cuidar la vestimenta, sonreír y  trabajar la imagen. El aniversario del debate de Kennedy contra Nixon será conmemorado siempre por estas enseñanzas. 

Quizás sería interesante analizar algún debate que ha marcado en España. Pero eso lo dejamos para otro día. Aunque si te apetece seguir leyendo, puedes echar un vistazo a la historia de nuestra democracia navegando por nuestra historia parlamentaria: Repaso a Nuestra Historia Parlamentaria.